La idiosincrasia mexicana...

La parte enferma de la idiosincrasia mexicana 

Los motivos del subdesarrollo de los pueblos pueden ser muchos, y hay toda una corriente que los ha buscado dentro del terreno de la cultura: ideas arraigadas, usos y costumbres que obstaculizan e impiden los avances socioeconómicos y políticos. Esas reflexiones suelen hacerse en situaciones de crisis en busca de atender los principales problemas que aquejan a una sociedad. 
En ese sentido va el ensayo de Agustín Basave Mexicanidad y esquizofrenia. Los dos rostros del mexiJano [Océano, 2010], en el que, a través de una mezcla ecléctica de disciplinas como la antropología, la ciencia política, el derecho, la sociología, la psicología social y la economía, realiza una indagación sobre la personalidad colectiva de la mayoría de los mexicanos, en la que encuentra que son proclives a la esquizofrenia debido a “una crisis de identidad y de pertenencia que se origina en la colisión de civilizaciones y se mantiene viva por nuestra desigualdad socioétnica”. Lo que esto ha producido son, por ejemplo, la separación entre la ley y la realidad, y la corrupción, entre otros males.
El autor charló con Replicante acerca de los siguientes temas que aborda en su libro: sus razones para “desollar a la nación”, la racionalidad de la corrupción y la ilegalidad, la necesidad de una nueva Constitución y la difícil construcción de un futuro exitoso en el país.
Basave (Monterrey, Nuevo León, 1958) es doctor en Ciencia Política por la Universidad de Oxford y maestro en Administración Pública y Políticas Públicas por la Universidad de Purdue. Ha sido profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la misma institución y director del departamento de Ciencia Política y Derecho del ITESM Campus Ciudad de México. Actualmente es director de Posgrado de la Universidad Iberoamericana. Autor de al menos seis libros, ha colaborado en diversos medios, como Excélsior, Reforma, El Universal, El Norte y Nexos, entre otros.
También fue diputado federal en la LV Legislatura, presidente de la Fundación Colosio y miembro del Consejo Consultivo del Frente Amplio Progresista.
—¿Por qué escribió este libro?, ¿por qué hacer este “desollamiento de la nación” —como usted lo llama?
—Porque quiero a México, porque me duele México; porque no me resigno a que la mitad de nuestra población viva en la pobreza; porque creo que tenemos el potencial para ser un país más grande y más justo, y porque los obstáculos a ese desarrollo los podemos remover si nos vemos en el espejo, aceptamos nuestros defectos y nuestros errores, y nos decidimos a cambiarlos.
”El libro, en ese sentido, intenta ser un sacudimiento, una llamada de atención muy dura, cruda, despiadada —como dice Roger Bartra. En una presentación del libro Diego Valadez dijo: “Este libro es un espejo. Véanse en él; no les va a gustar lo que van a ver, pero les va a abrir los ojos”.
”Por eso lo escribí, porque creo que puede contribuir, aunque sea con un granito de arena, a cambiar una mentalidad, a corregir defectos idiosincráticos, a los que yo llamo “la parte enferma de nuestra idiosincracia”.       
http://revistareplicante.com/la-parte-enferma-de-la-idiosincrasia-mexicana/ 
Si hacemos leyes más realistas y más funcionales vamos a cambiar los incentivos. Porque el mexicano que se pasa altos, viola los límites de velocidad y tira basura por las ventanas de su coche a la calle de este lado de la frontera, entra a Estados Unidos y automáticamente baja la velocidad, se cuida de no pasarse el alto y ya no tira basura. ¿Qué pasó en el cruce de la frontera?   

”Digo en los agradecimientos que cuando lo escribía me asaltó, una y otra vez, un refrán muy cursi, pero muy pertinente: “Quien bien te quiere te hará llorar”. Para mí escribir este libro fue una experiencia dolorosa, porque nací, crecí y vivo en México, y nada de lo mexicano me es ajeno. Quiero entrañablemente a este país. Es más, vengo de una tradición de nacionalismo de campanario (como le digo yo). Yo tenía en mi juventud una pasión por México; yo rechacé dos invitaciones para trabajar en Estados Unidos en empresas trasnacionales, porque era una traición a la patria. Casi me agarro a golpes con un compañero mío que se enojó cuando dije que nos habían robado más de la mitad de nuestro territorio.
”Yo vengo de un pasado de un amor apasionado por México, y llegó un momento en que me di cuenta de que estaba muy bien querer tanto al país, pero que había que canalizar ese amor hacia la autocrítica y que había que reconocer nuestros defectos y errores, y había que cambiarlos. Ocultar la realidad no nos ayuda; hay que quitarnos ya el disfraz y la máscara y vernos como somos, descarnadamente. Si mi libro contribuye a eso, me voy a dar más que por satisfecho.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Largest Girth - Árbol del Tule * Mexico

Weather forecast